Cuando escuché por primera vez sobre las casas prefabricadas, pensé que era una versión muy futurista de la vivienda. Imaginé casas ensambladas en una línea de producción de la misma forma que los autos. Con un poco de investigación, descubrí que este no es un concepto nuevo en absoluto.